NUNCA TE GUSTÓ LA LLUVIA


Con paracetamol y comida para llevar

te enfrentas a los días de lluvia.

Dentro de la lluvia los pianos hablan

en braille, los semáforos son cruces

de diseño. Cada callejón tiene

su propia luna y todas las lunas son

candados. No cruje la huella bajo el pie

sino el pie sobre el ascua de la escalera

de incendios. Y un pájaro nunca podrá ser

una puerta, por mucho que un bosque

sea una jaula.