EL ANCIANO DEL TERCERO


El anciano del tercero atrapó un pájaro de ceniza con una mano de hierba. Lo encerró en el cristal de la ventana que regaba cada noche. El pájaro le hacía saber la hora, tocaba el piano vacío del cielo azul. Pero no como las campanas.