LA SILLA


Donde no estás

cae la luz
sin obstáculos.

La silla

que tu cuerpo
dejó vacía

se extiende

como un desierto,

sin sombras
ni bordes,

incontenible.