LA FUENTE


El agua detiene sus manos

en la fuente.
En lo hondo hay siempre
un rostro
vuelto hacia el cielo.

Pero no ve el cielo

quien allí asoma su mirar.